LA MODA NO INCOMODA. TU OPINIÓN SI

«Dejemos de normalizar el opinar (en mal plan) sobre cómo se ven los demás.

Sobre sus cuerpos, su ropa, la forma en que se ven, se maquillan o se comportan.

Dejemos de normalizar, el juzgar la apariencia de los demás«.

La ropa se hizo para verla, para deleitarnos con las creaciones estéticas que habitan el mundo y al parecer, para amenizar las opiniones de muchos.

Visualmente, nos están gritando todo el tiempo qué usar, cómo vernos, qué tipo de cuerpo está moda (no crean que hablar de ser fitness, es algo aleatorio), cómo cortarnos el cabello, qué colores elegir y hasta en qué sitios comprar. La sociedad de consumo que nos rodea, vive activamente 24/7, diciéndonos, dónde, cómo y con quién gastar nuestro dinero y ¿adivinen qué?, le hacemos caso.

 

Durante décadas las elecciones “conscientes” que solíamos hacer, estaban mediadas de forma indirecta por la publicidad de la televisión, nuestras amigas, algún familiar o lo que veíamos por ahí. Ahora, somos bombardeadas cada segundo, con nueva información, que si bien aturde, terminamos comprando, gracias a las redes sociales y cualquier espacio virtual que frecuentamos.

 

Pero el tema y el problema, no va por aquí.



Además de toda esta cosificación y exposición mediática, y la aprobación de una estética socialmente aceptada, tenemos que pasar los días entre comentarios, opiniones, frases y toda la cantidad de pensamientos verbalizados, que la gente quiera usar.

Es como si fuera una adicción, veo una foto, comento. Veo un video, comento. Veo una historia, comento. Sobre lo que sea que pase, comento. Y no hablo de comentarios positivos, con buena vibra o aplaudiendo un logro, sino todo lo contrario. Por eso, se vuelven un problema y uno grande.

“Que los crops tops son solo para las flacas; que estás muy gorda; que estás tan flaca que te ves acabada; que esos colores no te lucen; que el vestido te hace ver cuadrada; que eres muy espaldona y esas blusas no te favorecen; que ese maquillaje no es para ti; que tan bonita la cara, pero lástima el cuerpo; que los pantalones anchos son solo para las altas; que tienes mucha celulitis; que si eres morena tienes que usar colores que resalten; que no eres suficientemente linda para él; que ya se te notan las arrugas; que muestras mucho; que muestras poco; que Bla, Bla, Bla…»

La moda va más allá de la ropa, los accesorios y otros universos que la componen y nos adornan.

Es un fenómeno cultural, relacionado de forma directa y muy proporcional con el ámbito social,

político, religioso y claramente económico.

 

En este párrafo me puedo quedar horas y llenar todo el escrito, porque las opiniones no paran y jamás descansan. Y no lo digo yo, lo dicen redes como Instagram y TikTok. Dos escenarios perfectos que muestran por segundo, cientos de comentarios despectivos, dolorosos y atrevidos a gente que conocen, que no conocen, que quieren, que no les importa, que admiran, que ni saben cómo se llaman… pero esto realmente no importa, el objetivo aquí, pareciera que fuera escribir por escribir.

Así que ven te digo algo.

El cuerpo es MÍO, el peso que marca la báscula es MÍO, cada gramo de grasa que habita en mi ser es MÍO, cada arruga que está en mi rostro es MÍA, la ropa es MÍA, la estatura es MÍA, el color de piel es MÍO, la forma en que llevo el cabello es MÍA, mi orientación sexual es cosa MÍA y todo aquello que muestre en redes o en cualquier otro medio es MÍO y absolutamente MÍO. 

En este orden de ideas y por ley de propiedad, no tienes ningún derecho de emitir juicios sobre mi persona, a menos de que te esté formulando una pregunta que requiera una respuesta de tu parte. De lo contrario, déjame decirte que tu opinión no es bienvenida, incomoda y a veces es muy dolorosa. 

Y esto no es egocentrismo, se llama RESPETO!

Sin embargo, tenemos otro problema, porque este discurso no te ha quedado suficientemente claro. Así que déjame decirte algo más.

 

 

 

El cyberbullying o ataque cibernético puede terminar en suicidio. Si, así como acabas de leer.

Según la Universidad de Valencia, en Colombia, 2 de cada 5 personas sufren bullying digital a través de redes sociales. Además, las Estadísticas Mundiales de Bullying, revelaron que 7 de cada 10 niños en América Latina sufre de Ciberbullying y el 71% de los encuestados, consideran que el acoso en red se da principalmente en redes como Facebook, Instagram y TikTok, los espacios donde pasamos la mayor parte del día. ¡Qué inseguridad!

 

 

Pero estas cifras tal vez no te asombran, ni te importan. Así que dejaremos algo claro:

No importa que ropa use.

No importa como me vea.

No importa que corte de pelo tenga.

No importa qué dice la báscula.

No importa si tengo más o menos celulitis.

No importa si tengo una pestaña nueva.

No importa si me salió una cana.

No importa si me encanta mi maquillaje.

No importa si amo mi cuerpo.

No importa si algo pasa.

No importa si algo deja de pasar.

No importa nada.

Tú siempre tendrás algo que decir.

Y a partir de hoy, yo tendré algo que exponer. Porque ante al Bullying y el Cyberbullying, no me quedo callada.

Así que bienvenid@