Los mejores días, no serán aquellos de sol radiante y cielo azul.

Los días más bonitos, serán sin duda, aquellos donde seas tú en todo su esplendor. 

Donde sin importar la marea, navegues a tu forma y a tus ganas.

Donde sin importar lo que otros piensen, tú elijas hacer lo que realmente te hace feliz.

Esos son los días que recordarás…